Hoy, 19 de agosto, celebramos el 425 aniversario de la fundación de nuestro “Seminario Conciliar del Señor San Fulgencio” de nuestra Diócesis de Cartagena.

Fue el obispo D. Sancho Dávila y Soto, tratando de proceder en todo según lo dispuesto por el Decreto conciliar de Trento, después de varios años de intento y venciendo las distintas dificultades que se presentarían para la realización de tal proyecto, sobre todo económicas, quien lo funda en 1592, de acuerdo con el Cabildo Catedralicio y con el beneplácito de la Ciudad de Murcia. Se establece junto a la catedral y las casas episcopales, “en el taller que esta dicha Iglesia (Catedral) tiene junto a las casas que dicen de los herederos de Andosilla, con otros solares que estaban junto a la muralla en la parte del Arenal”.

El miércoles 19 de agosto D. Sancho Dávila, acompañado de todos los comisarios encargados de la fundación, tanto del Cabildo como del Clero y de la Ciudad, y de otros muchos vecinos, fue desde la Catedral “al dicho taller el qual allo su Señ.ª compuesto y bien adornado de colgaduras con un altar y en el una figura del bienaventurado San Fulgencio… y otras muchas ymagines de santos y, en señal de cómo tomo possesion en el dicho sitio para el dicho Siminario su señoria se rebistio en el dicho altar y dixo missa y le pusso titulo y nombre del bienaventurado San Fulgencio a quien dedico y consagro la dicha obra, tomandole como le tomo por abogado y Patron della…”

Ya en posesión del local, se iniciaron las gestiones para comprar las casas de los herederos de Andosilla, contiguas al talle, y se eligieron los primeros colegiales: 12 (4 de Murcia, 2 de Cartagena, 2 de Lorca y 1 de Villena, Chinchilla, Hellín y Jorquera). Será el día 23 de octubre de este año cuando comienza la vida ordinaria del Seminario, celebrándose, en este primer año, con gran solemnidad la fiesta de su titular. Una vez puesto en marcha el funcionamiento, se solicitó de Su Santidad la confirmación de dicha fundación.

Nuestro Seminario es uno de los 20 eregidos en el S. XVI en España, época propiamente postridentina. Desde entonces, inició una gran andadura que ha dado muchos frutos a lo largo de la historia, no solamente centenares de sacerdotes, pastores que han cuidado y alimentado al pueblo santo de Dios, entre ellos numerosos obispos, sino también grandes personalidades que han influido en el crecimiento de nuestra sociedad civil, tanto en el ámbito regional como en el nacional. Fue embrión de la futura Universidad de Murcia. Camino que ha recorrido siendo, también, regado con la sangre del martirio y con la estela de la santidad. Desde hace varias décadas, la Comunidad del Seminario, reside en el edificio que fue Colegio de Vocaciones de San José, en nuestra ciudad de Murcia, fundado en 1888 por el Beato Manuel Domingo y Sol, fundador de los Operarios Diocesanos.

Hoy damos gracias a Dios por nuestro Seminario San Fulgencio, “Corazón de la Diócesis”, por tantos frutos que ha dado a lo largo de su historia, y le pedimos, “al Dueño de la mies, que siga mandando obreros a su mies”, jóvenes valientes y generosos que ofrezcan su vida “para dedicarse a la causa de Cristo” (San Juan Pablo II).

Este curso 2017 – 18, en el que conmemoraremos tal aniversario, posiblemente formarán la Comunidad del Seminario cuarenta seminaristas, cuatro de ellos pertenecientes al Seminario Mayor San Torcuato de la Diócesis de Guadix, que desde hace varios años se preparan en nuestro Seminario Fulgentino, y doce de ellos pueden ser los nuevos jóvenes que iniciarán este proceso de formación para llegar un día a ser sacerdotes, como en aquel primer momento de 1592. Pidamos especialmente por ellos, para que el Señor les conceda fortaleza y perseverancia en su repuesta.

¡FELICIDADES DIÓCESIS DE CARTAGENA POR EL DON DE NUESTRO SEMINARIO DEL SEÑOR SAN FULGENCIO!