No eran palabras de cumplido para ganarme la benevolencia del auditorio sino la constatación reiterada de que en los «negocios de Dios» uno siempre es el más afortunado porque ofrece por uno y recibe copiosamente, en este caso, por 34 que era el número de seminaristas mayores que conformarán curso la comunidad educativa del Seminario de San Fulgencio este curso 2012-2013.

Agradezco a D. Sebastián Chico quien, en nombre del equipo de formadores, me hiciera la invitación de dirigir los ejercicios espirituales del 16 al 21 de septiembre. Aunque era bien consciente de no ser el «espada más apropiado para esta lidia» ni me lo cuestioné siendo vuestro Pastor, D. José Manuel, miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios, al que tanto admiro y tanto debo… Hice los quiebros oportunos en mi agenda y llegué a Murcia el domingo pasado con la única pretensión de compartir mi humilde experiencia de vida y de fe con este puñado de jóvenes de los que la Diócesis de Cartagena puede estar bien orgullosa. He quedado profundamente conmovido por su seriedad, por su altura y profundidad en su respuesta al Señor.

Ejercicios Espirituales 2012 III - Seminario Diocesano San Fulgencio - Diócesis de Cartagena - Murcia

A través de la Palabra de Dios y del Magisterio Pontificio, particularmente de la Exhortación Apostólica Pastores dabo Vobis, he tratado de ayudarles a reencontrarse con el Señor y a descubrir el gozo que supone saberse llamado y enviado por el Señor hacer visible el Reino de Dios en el corazón del mundo.

El esquema que me ha servido como hilo conductor de estos ejercicios me lo ha proporcionado San Juan de Ávila, formador de formadores, maestro de santos, que será proclamado Doctor de la Iglesia Universal por Benedicto XVI el próximo día 7 de octubre, coincidiendo providencialmente con la apertura del año de la FE y el Sínodo de los Obispo sobre la Nueva Evangelización.

El Maestro Ávila estaba persuadido de que cualquier renovación de la Iglesia tenía que pasar necesariamente por la santidad de sus presbíteros. El Beato Manuel Domingo y Sol, fundador del edificio que os alberga, así lo pudo constatar también al impulsar la renovación de los seminarios españoles a finales del siglo XIX y XX.

 Tengo el presentimiento de que también hoy los frutos de la Nueva Evangelización pasarán por la formación de los nuevos evangelizadores presbíteros. Ojalá haya sabido hacerles descubrir lo que significa y supone ser sacerdote, un verdadero regalo de Dios para el mundo. Y cómo se ha de vivir con gozo esta bendición de la que algunos son objeto:

      •  Llamados por vuestro propio  nombre: identidad sacerdotal.
      • No estáis solos. Nos dejó como viático para el camino: la Eucaristía.
      • Y nos regaló a su propia Madre la Santísima Virgen. 

Gracias a Dios, en la vida no sólo existe lo que se ve… Hay «intuiciones» que te trasladan a un mundo real aunque invisible, que te ofrecen una mirada nueva, un lenguaje nuevo, una sensibilidad nueva… Con frecuencia, la mayoría de las personas no somos conscientes de ello y nos conformamos con sobrevivir… Si lográsemos adentrarnos en nuestro interior, abrir los ojos, vivir la vida desde abajo y desde adentro, en toda su profundidad y trascendencia… nos sorprenderíamos y quedaríamos sobrecogidos al descubrir cómo nuestra propia vida pende de una mirada divina, trascendente, sobrenatural que todo lo ilumina.

 

Ejercicios Espirituales 2012 IV - Seminario Diocesano San Fulgencio - Diócesis de Cartagena - Murcia

Esta ha sido, a mi entender, la mayor GRACIA que el Señor ha otorgado a tantos sacerdotes de todos los tiempos y lugares, saber mirar las cosas creadas, la historia, los acontecimientos y especialmente a los seres humanos con los «ojos de Dios».

Que el Señor siga bendiciendo a esta tierra con santos sacerdotes. ¡El resto, vendrá por añadidura…!

Rdo. D. Ángel Pérez Pueyo

Secretario Técnico de la Comisión de Seminarios

de la Conferencia Episcopal Española

Ejercicios Espirituales 2012 II - Seminario Diocesano San Fulgencio - Diócesis de Cartagena - Murcia