El pasado lunes 29 de junio dio comienzo el Campamento Vocacional de verano, organizado por la Pastoral Vocacional, hasta el domingo 5 de julio, en la Finca “La Fuente”, situada en el municipio de Moratalla, a apenas unos kilómetros de la población del mismo nombre.

En esta actividad han participado alrededor de 60 niños y adolescentes, que están cursando desde cuarto de Primaria hasta cuarto de la ESO, así como los seminaristas del Seminario Menor San José. Dentro de la diversión de estos días, todas las actividades realizadas han buscado que estos chicos tuvieran la oportunidad de preguntarse a sí mismos y de preguntarle al Señor qué es aquello a lo que Él los llama.

Los participantes se organizaron en pequeños grupos de unos 8 componentes, por edad, todos ellos tutelados por monitores, los seminaristas mayores. La temática en torno a la que ha girado este año la catequética del campamento ha sido la de la misericordia y las obras de caridad, aprovechando el Año de la Misericordia que el Papa Francisco ha convocado y el Año de la Caridad que vivimos en la Diócesis de Cartagena. Así diría el himno preparado para este campamento: “Sí, ¡yo quiero seguir a Jesús! Sí, ¡yo quiero cumplir su Palabra! Y vivir la Caridad, y seguir su caminar, y ser signo vivo de su Amor.”

Casi todos los días comenzaban con la oración de la mañana en la que se hacía el canto del himno, se leía un salmo y se escuchaba un fragmento del evangelio y una breve reflexión, así como un canto a la Virgen. Sin embargo, tanto el miércoles como el sábado, la Santa Misa se celebró a primera hora del día, por la celebración penitencial en la tarde del primero y por motivos litúrgicos en el segundo. A continuación, tenía lugar el desayuno y las tareas propias de la organización del campamento, distribuidas entre los grupos de chicos. Tras ello, se realizaban las catequesis, que cada día trataban dos o tres obras de misericordia, de modo que a lo largo del campamento se vieran las catorce corporales y espirituales. La mañana continuaba con una serie de actividades y juegos, y la posibilidad posteriormente de un baño en la piscina del campamento o de jugar al fútbol.

Tras la comida y el momento de recreo después de ésta, había de nuevo talleres y juegos, y después piscina y fútbol. Después, tendría lugar la celebración de la Eucaristía, el momento más importante del día. Tras la cena, se realizaba algún tipo de actividad lúdica (juegos, película) y se ponía todo el día y el descanso en las manos del Señor y de María antes de ir a dormir.

A lo largo del Campamento, hubo momentos muy especiales, y uno de ellos fue la Celebración del Sacramento de la Penitencia en la tarde. Todos los participantes tuvieron la oportunidad de acercarse al Señor para pedir perdón por sus pecados y poder recomenzar la vida desde la alegría de sentirse amado por Dios, el padre que nos abraza como al hijo pródigo que vuelve a casa. Asimismo, en la noche del jueves tuvimos un rato para adorar al Jesús Eucaristía en una Vigilia Vocacional con el Santísimo Sacramento, momento que muchos niños destacaron después como lo mejor del Campamento.

El día del viernes fue un día de excusión por los cañones del río Alhárabe, afluente del río Segura que recorre gran parte del municipio de Moratalla. En sus pozas pudimos disfrutar de un refrescante baño, así como también en la piscina del Camping “La Puerta” por la tarde. Tras ello, partimos hacia Moratalla, donde celebramos la Santa Misa en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. Allí nos recibió el párroco de la misma, D. Fernando Nadal, quien presidió la Eucaristía.

El domingo llegaron las familias de los chicos, con quienes participamos en la celebración dominical de la Eucaristía y la posterior comida compartida entre todos, dando fin al Campamento. Han sido días en los que hemos contemplado a Jesús en cada uno de los niños, adolescentes y seminaristas. En ese cuidado de los más pequeños, los mayores hemos aprendido mucho más de lo que hayamos podido hacer nosotros. Damos gracias al Señor por este momento de gracia, y le pedimos que mueva los corazones de estos chicos para que este Campamento produzca sus frutos.

Ver fotos